2 comentarios en «sociedad anónima»

  1. Qué difícil resulta darle la espalda a esta sociedad, al anonimato del que creemos formar parte inevitablemente. El ritmo frenético, que asumimos como “normal”, termina inexorablemente abrazando el espacio de lo espontáneo, de lo natural…
    Espero aprender a no encontrarme disponible para esta sociedad, junto a vos.

  2. A esta composición le has puesto el ritmo que se merece. Y todos y cada uno de nosotros se merece un mejor ritmo. ¿No es cierto que cada momento puede estar lleno de trascendencia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.