un minuto

así volaban ellos

la ventanas abiertas
de par en par
el viento corre
las cortinas quieren seguirlo
los sombreros brincan a sus brazos
las puertas le revelan sus secretos

el sigue correteando
esquivando paredes
botando otras
llevándoselo todo
arremolinándolo todo

las faldas celebran
su encuentro
los ojos de los afortunados
aún más

los niños extienden sus brazos
juegan a volar en su corriente
el tiempo se aparta
el corazón se eleva
y tus labios…

…apenas empiezan a rozar los míos

Un comentario en “un minuto”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *