el objeto

Ernst Krantz - Street People

Disculpe la vi pasar y en lo que la veía se le cayó esto, tengo dos cuadras siguiéndola, aquí tiene…

— Usted es un Ángel! como no me di cuenta de que usted venía detrás de mí… Soy un poco despistada y siempre ando en mi propio mundo… no puedo creer que se me haya caído esto…

Un placer. Pero donde lo consiguió? He visto muy pocos de estos últimamente.

— Es un recuerdo de mi abuelita, que murió la semana pasada… me afecto mucho su partida. De hecho por eso es que he andado más distraída, como en mi propio mundo… Más que de costumbre… Lo raro es que me acuerdo que ella me contó que muchas veces estuvo a punto de perderlo, y siempre por alguna extraña razón volvía a ella… Como hoy ha vuelto a mi…

Dicen que las cosas no tienen alma, pero yo estoy seguro que no aplica para todo. No es la primera vez que yo junto cosas a alguien que no se da cuenta. Es como si mi vida estuviera llena de esos instantes, donde algo me llama a ver ese momento y no tengo más remedio que correr al auxilio de ese objeto. Es como esto que ando siempre en el bolsillo. Siempre que creo que todo esta perdido, el se las ingenia para demostrarme lo equivocado que estaba.

*nela ese lugar donde creamos esto, existe, no lo dudo…

Un comentario en “el objeto”

  1. se le cayo una cruz de marfil tallada a mano en el siglo 17 en africa con bordes de oro y runas celtas en el reverso, encapsuada en nacar dentro de una tapita de cocacola de los años 20.

    llevaba en el bolsillo un papelito plastificado con el nombre de el amor de su vida, a quien aun no conoce pero siempre amó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *