El mapa crayolas

https://www.instagram.com/p/BnkIOAcnD6k/?taken-by=noletters

Empezaba el día. El cielo despejado. La sonrisa en los labios. La nostalgia en el corazón y el amor en cada fibra de su ser. Eran ya quince días de ver el amanecer, mal dormido y enamorado. La frase: “No sé que hora, ni que día es.” Nunca había tenido tanto sentido. Los ojos apenas y podían enfocar a la distancia la soleada y fría montaña.

La vida ya tenía otro sentido y el amor no podía ser más puro. El miedo ya no existía, todo estaba dicho y todo estaba en su lugar. El viento marcaba otro rumbo y el mapa a crayolas aún le faltaba un pedazo.

Tomó el mapa, lo guardó en su corazón. Secó las lágrimas de sus ojos, con la certeza absoluta de no poder estar más pleno y la paz de haberlo dicho todo. El rumbo había sido fijado y no quedaba más que dejar al tiempo contar la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.