buenos aires, buenas noches

tango couple

bailamos?

-ok

Esta sonando un tango de Carlos Gardel, claro esta, si queres podemos cambiar la música.

-hmmm no, no esta bien, enséñeme

Perfecto, con gusto, el secreto esta en dejarse llevar, sentir la música, nada de intentar forzar al cuerpo, simplemente que fluya, estamos en buenos aires, la gente desde que entramos al bar nos veía.

- que bueno en un parque, al aire libre

Correcto, en el centro del bar hay una gran plazoleta, como te decía desde que entramos las miradas nos seguían, ojos de envidia, de placer, de yo quiero eso, nosotros solo íbamos, indiferentes, en nuestro mundo, estamos terminando las bebidas y la música ya se escapaba a nuestro cuerpo, ahí salto la pregunta, y aceptaste lo cual dibujo una gran sonrisa en mi.

Te veías mejor que nunca, al menos así lo veían mis ojos, ellos (los demás) estaban de acuerdo conmigo en el instante que empezábamos el baile, donde marcaste el primer paso el tacón cedió, sonreíste, te quitaste los zapatos y yo como todo buen caballero te hice segunda, las refinadas se insultaron, las curiosas chismearon y los poetas presentes aplaudieron, la luna no podía estar mas llena, tanto así que el azul se desbordaba hasta nuestras ropas y eso daba un tono completamente mágico a la escena, varias eran las parejas que nos acompañaban y poco a poco, el circulo nos fue cercando.

En el bar todo quedo a la luz de la vela y luna, la música seguía y los demás nos seguían a nosotros, las parejas se abrazaban, las viudas se secaban las lágrimas, y una pareja de ancianos decidieron demostrarnos de lo que estaban hechos. Te ví a los ojos y te dije, bailemos con ellos, la música seguía

– sí

me detuve, te seguía tomando de la mano giraste a mi alrededor, le extendiste la mano al anciano. Yo extendía mi otra a la anciana. Prosiguió el baile, el lugar se lleno de aplausos, las sonrisas predominaban. Poco a poco, las parejas se volvieron a adentrar en la pista de baile. Después de un rato mas de baile, me llevaste a la mesa, me invitaste a un bloody mary

- y ahora?

Ahora lo que deparé la noche, me levante te extendí la manó y nos escapamos por las calles de buenos aires…

3 comentarios en “buenos aires, buenas noches”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *