pequeños espacios

pequeños espacios

el humo escapándose por las añejas grietas
la guitarra inundando el lugar
y las voz del soñador creando mundos
a los cuales es un placer visitar

las risas paseaban entre acordes
las bebidas aliviaban la sed
yo en un extremo del lugar
tu exactamente al opuesto

la noche avanza y la distancia se acorta
ya las risas son las nuestras y sin
darnos cuenta también los soñadores

ahora soy yo el que me convierto en humo
y me infiltro por las pequeños espacios de tu ropa
me materializo para besarte y empezar desnudarte

el temblor de la primera vez aparece
la garganta se reseca, las manos se comienzan a dormir
y mi corazón quiere salirse para entregarse a ti
y nunca partir
_________

aquí una sorpresa click

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *