la moneda

https://www.instagram.com/p/BAuGY79usCQ/

el destino se escribiría con esa moneda
cayó sobre la antigua mesa de madera
con un golpe seco ensordecedor

inhaló hasta no poder más
contuvo la respiración
ya todo estaba dicho

era tiempo de actuar
ya no había que esperar
el sol ya se asomaba
por la ventana

lo invitaba a salir a caminar
a encontrarse con la vida
abrazarla sin pretexto

con lágrimas en los ojos
se entregó a sus brazos
soltó el aire, mientras
decía con el alma

no tenés idea
cuanto te he esperado

wimm…?

wiim

…lo rieles crujían, el abismo bajo sus pies lo llamaba. era el retrato perfecto de lo que sentía… ¿si lo maderos decidieran dejar de sostenerlo todo en este instante, sería el final o el principio? una disimulada risa de temor y valentía se dibujó en sus labios… el corazón se agitó y con toda certeza se repitió: «definitivamente sería…» -Disculpe. ¿hace cuanto está en este vagón? -preguntó la anciana que lo miraba con profunda curiosidad. respiró profundo. se quitó el audífono derecho del oído y con la más tierna de las miradas le respondió: «hoy… exactamente… un año». -llegó la hora, es tiempo no hay porque esperar.- una vez más cautivado por el vacío… la melodía que lo acompañaba lo hacía volar, los ojos se empezaron a nublar… el sol que se disponía a descansar se fragmentaba en millones de colores. la anciana se puso de pie… beso su mejilla… puso en sus manos un sobre… mientras le murmuraba al oído: «quedan veinticinco para las diecinueve.» confundido observó el sobre… levanto la mirada… tenía miles de preguntas… en cambio, solo pudo contemplar como la delicada figura se desvanecía en la oscuridad del vagón, mientras sus audífonos repetían sin parar: «where is my mind…»

empezar a empezar

empezar-a-empezar

siempre es tiempo de empezar
de empezar a sentirse
de empezar a dejar
de empezar a empezar

la distancia cobarde
de no querer acercarse
por el miedo de empezar
de empezar a enamorarse

con la excusa perfecta
de que no es el momento
o el tan conocido:
yo ya no estoy para esto

la vida nunca empieza
la vida nunca acaba
y justo acá
donde estás vos
donde estoy yo
sin darnos cuenta
ya habíamos empezado
desde la primera mirada

catorce diez veinticinco

playa-mar-bella-barcelona

«…continuó sin perder la esperanza. a lo lejos el tren dejaba su huella en el viento y el estruendo de los rieles resonaba en cada una de sus fibras… como era que había aceptado estar así tanto tiempo… los minutos seguían pasando y no había señal alguna de lo que tanto añoraba… el 19 a crayola ya estaba un poco desteñido por el tiempo… pero la sensación intacta… eran ya seis años del momento en que se lo había regalado aquella sonrisa… la fecha en el calendario se repetía… el sonido de la locomotora ya era lejano … sacó de su bolsillo el 19… suspiró profundamente y se dijo: «llegó el momento…» no recordaba haber sentido tanta seguridad en toda su vida… pero el calor que nacía de su pecho era inconfundible… todo estaba pasando aquí y ahora… y ella… allá a lo lejos… también lo podía sentir…»