3 comentarios sobre “el 18 de enero”

  1. el instante que inverosimilmente el unverso en si nos trae para conocer lo desconocido, hace que cada mirada se paresca a la que debemos hacer, lueg de conocer las noticias que tan desdichada carta nos trae; si este anciano llegase a cruzarse en mi camino. ahora mi pregunta es, ¿que hacer su este anciano viene acompañado de una mujer, o de un pequeño o de una anciana? ¿que debo preguntar? ¿puedo preguntarles a los dos? ¿se perdadera el secreto si no pregunto en el momento justo? ¿Sere el mismo luego de preguntar para conservar por mil millones más de años el secreto tan bien gardado apunto de pereceren el ovildo de el polvo cosmico?

  2. Todos eslabones de una misma cadena, aunque hechos de diferentes materiales y colores, tantos como solo el amor humano puede dar. Continuidad, permanencia, sobre todo unidad. Y la responsabilidad de hacer que, por mí, no se rompa la cadena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.