necesito un puente

necesito un puente

es un acto que parece imposible… a lo largo se escucha el insistente llamado electrónico, convocando a vivir… se enfoca levemente y todo vuelve a quedar en oscuridad, una vez más a la distancia algo llama sin cesar… en un arrebato sobre humano logro arrancarme de la cama y librarme de ese sonido que atormenta, con pasos torpes llego a la cocina… una palita de café en el percolador, uno… dos… tres… minutos en lo que aun no sé si realmente desperté… el olor a recién chorreado inunda el lugar… encuentro mi taza favorita, la lleno con la bebida humeante… disfruto del primer sorbo… poco a poco la cafeína se apodera de este ser casi inerte que escupió la noche hacia la mañana, ayudándome a levantarme y poder decir una vez más: ya amanecio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *