buenas tardes señorita

Monet - The Road to Chailly in the Forest of Fontainebleau

buenas tardes señorita ¿puedo acompañarla en esta banca? tal vez no dure mucho aquí, pero es que hoy no espero nada. Y en realidad se ve realmente hermosa aquí. entoces me dije <<¿por que no acompañarla?>> No tiene que hablarme. Solo quería que supiera que estoy aquí.

— gracias, hoy estoy feliz……y mas feliz aun que me acompañe un caballero como usted solo saber que esta aquí a la par… es gratificante.

yo también ando realmente feliz. Las cosas parecen tener un misterioso sentido hoy, y que me haya encontrado con usted es más que una deliciosa casualidad.

— me gusta su forma de hablar, con una sinceridad casual y segura. Me vine a sentar a esta banca, porque ayer soñé que todo se me acababa. Quise venir a admirar las cosas mas simples que pasan. Todos los días paso por aquí y nunca había notado el color de esta banca.

déjeme decirle que ayer yo también soñé, pero era algo un poco diferente a su sueño, en mi sueño mas bien todo empezaba, y si no me equivoco en el había una banca de este mismo color, no ha pensado alguna vez que soñar con el final es soñar con el principio y viceversa?

— si me ha pasado, es un poco confuso, a veces poder diferenciar entre un principio y un final, se funden creando una idea ambigua de que es lo que esta pasando, y cuando uno vuelve en si recuerda tan bien lo que paso dentro de uno mismo que es difícil transmitirlo a esta realidad.

pero no le niego que es una delicia soñar, irse a esa realidad alterna, que muchas veces es mas real que esta, al menos en mi caso.

— si claro que me pasa, y mas cuando son experiencias en donde uno recuerda tan bien, quedan tan marcadas las sensaciones……..recordar las sensaciones.

comprendo exactamente lo que quiere decir, disculpe la pregunta ¿usted esperá algo hoy?

*una vez más nela muchisimas gracias, sos increible!

2 comentarios en “buenas tardes señorita”

  1. Amo la recurrencia, la prueba viva y ardiente de que la casualidad no existe.

    Ayer, anoche leía “Je reve donc je suis” y Baudelaire que me decía que soñar es “un acto de audacia e ignorancia ante tal peligro”…

    Y hoy y después de todo vos escribís soñando o soñás escribiendo.. qué importa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *