aire

dejá que lleve tu pulmones

tomó sus cosas
y partió
sin decir nada
sin pensar
sin si quiera
mirar atrás

no le preocupaba
que el tiempo
se acabara
que no volviera
a salir el sol
o que la lluvia
dejara de caer

respiraba lo
necesario
apenas notaba
que repetidas veces
lo pisaban al andar

dormía cuando
el cuerpo lo pedía
no le interesaba entender
lo único que buscaba
lo que lo movía

era sentir
cada gota caer en su piel
palpar con sus manos
cada rincón del mundo

y con suerte un día
convertirse en viento
y recorrerlo durante
toda la eternidad

2 comentarios en “aire”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *