las cuerdas


¿Qué tienen las cuerdas que todo lo hacen vibrar? Qué tienen las blancas y las negras que no han empezado a martillar y ya la lágrima anuncia su llegada…

Decían mucho tiempo atrás: “lo que se cantaba antiguantemente allá” Vibraciones eternas… que vienen de tiempos remotos a mover cada fibra… a sanar viejas y nuevas penas… dejá que el tiempo se detenga, que evoque viejos fantasmas… sácalos a bailar con estás viejas tonadas… de cuando se permitía tener tiempo para sentir y no era mal visto llorar… de cuando la pausa era natural y no un requisito para continuar…

Notas del pasado llenando el hoy… recordándonos que no estamos solos y que no: “solo a mí me pasan estas cosas”… que es un constante acto de valentía estar vivos y no tiene de malo, es más, es más que necesario detenerse a observar…

No creas, yo tampoco tengo idea de que vine a hablar… nada más te estoy contando lo que empieza a llegar… pero no me cabe duda alguna, de que estás palabras que se dejaron escapar… son justo las que necesitabas(mos) escuchar.

dejala que te recuerde

te quiero con esas libras de más, sin sostén, sin ataduras… con la sonrisa siempre naciendo desde el alma… volviendo posibles los imposibles… abriendo puetras y ventanas dejando que el viendo alborote la habitación, tu pelo y tu vestido…

que las lagrímas corran si tienen que correr, que el llanto nazca sin censura y que pasada la tormenta renazcas más bella y radiante nunca…

llenando el vacío con un grito, con un gemido, con tu luz… que el mundo entienda que vinimos a festejar, a vivir, a perder, a ganar… que no estamos para desperdiciar el tiempo y que cada segundo a tu lado jamás será un perdida de tiempo…

soltando todo lo que hay que soltar y largarse cuantas vences haya que largarse… así sea a cien metros ó a miles de kilometros de donde nos vieron nacer…

porque cada latido del corazón es uno menos que daremos pero a la vez es uno más que nos mantiene con vida… no me vengás a decir que dejemos la muerte de ladom porque está bailando cada compás con nosotros… no la ayuntés, es imposible… saludala, reite con ella y hacela tu mejor amiga…

dejala que te recuerde que el tiempo se acaba y que un día ninguno de nosotros estará aquí para contarlo, asi que insisto… dejá las ataduras, el sostén y ese equipaje de más en el armario… que la brisa ya se convirtió en ventizca y no ocupamos nada más que tomarnos de las manos…

El tiempo pasó

https://www.instagram.com/p/BMAmiP0BGEe/?taken-by=noletters

El tiempo pasó
El corazón siguía

Empezó a recorrer el mundo
lo acompañaba a la distancia
en silencio, apareciendo siempre
En momentos clave

Veinticinco veces había preguntado
diez le habían respondido
la distancia física
continuaba creciendo

El mapa seguía en su bolsillo
cada paso más completo
pero aún con piezas clave
por encontrar

Cuántas veces no…

Curridabat, Mc Donalds Plaza del Sol 200 S, 100 O Apt #8

Cuántas veces no hemos cerrado puertas pensando que no volverán… cuántas más con la esperanza puesta en que así será… no es tiempo de partir… es el tiempo justo… es un paso atrás… es un paso adelante… es todo a la vez y más…

El miedo se asoma y empieza a enfriar lugar, a sembrar la duda sigilosamente trantando de desmantalar el plan… ese que hace años se empezó a formular… se empiezan a ver señales donde no las hay y comenzamos uno a uno poner los seguros dejando todo para la próxima ocasión…. tiramos la llave por la ventana… para no tener opción alguna de dejar entrar al sol…

Ahora… Cruzamos la puerta, agradecemos cada instante por lo que acabamos de vivir… creando el puente que hacia segundos ni se pensaba podía existir… el pulso se acelara, las lágrimas quieren poblar el lugar… la incertidumbre es total… el sol empieza a brillar…

Es tiempo de la movida final…

“Puede dejar los dos juegos de llaves y el control en una gaveta y yo llego mañana a recogerlos. Para salir abre el portón de peatones desde arriba y tranca al salir, sin mirar atrás, sin verter una lágrima. Solo nostalgia en el ánima, una poca nada más.”

con todas las ganas

Que descansés... con todas las ganas...

Con todas las ganas se hechó a llorar, no sabía por qué lo hacía, solo lo tenía que hacer… los ríos bajaban llenando el lugar. Sanando rincones tan profundos que era imposible comprender todo lo que sucedía…

La sonrisa llegaba como el primer rayo de sol. El corazón en paz, el alma libre y lo pies ligeros… con todas la ganas de volar y descubrir el secreto detrás de aquella montaña, que hace más de diez años se había prometido cruzar…

La luna iluminaba el camino, pero no era aquel conocido y trillado… al contrario… era ese que solo se percibe con los ojos cerrados y la mano en el corazón… como quien da ese paso al vació, con todas las ganas y la certeza absoluta… que es hoy… cuando empieza el resto de la vida.